Brutal Inboga

¿Y tú extrañas los 90´?

La nostalgía noventera está por todos lados últimamente, en el cine, la música, la televisión…

Esta década perteneció a los millennials , a la generación Y Tuvieron la infancia más rica en la historia de la humanidad fueron protegidos, consentidos y preparados para el éxito. Ahora están en la “vida real”, que siempre les pareció taaaan lejana Tienen una perspectiva desafiante hacia nuestro planeta, lo tratan de cuidar para todos los que vendrán después. Solo que… no están listos. No son optimistas, idealistas ni valientes. Están aterrorizados –son una generación que se esconde bajo las sábanas–, perpetuamente temerosos de los fantasmas y demonios sobre los que sus padres y los medios les han advertido. Quizás suene dramático, no importa, así es como les tocó crecer.

Para un niño de los 90, la vida era grande, ruidosa, divertida y gratis. Los padres les daban pena (“oso”) y la escuela seguramente apestaba; eso sí, la música era genial. Ya fuera en inglés o en español, en esa época siempre hubo alguna novedad musical interesante. Desde Pearl Jam, hasta Magneto, Caló, Nirvana, Soundgarden, las Spice Girls, Radiohead, Jeans, R.E.M., Oasis, Kabah, No Doubt, Eminem, The Cranberries, Tupac, Garbage, The Cure, Timbiriche, Luis Miguel, etc. Todos los de esa generación conocen las rolas (“Si Peeepeee todavía no se ha dado cuenta que lo aman, ¡mátenlo!”) y muchas de ellas siguen vigentes. ¡Pu7o regg4etón de hoy!

Los eventos de esos primeros años de conciencia cultural se vuelven increíblemente importantes. Tal vez fue el año 2000 el que mató el frenético optimismo de los 90. O tal vez fue la muerte de Kurt Cobain (¡si me la m4mé, ok! Perdón). O no, ¿verdad, Courtney Love? Con la ausencia de un enfoque, dirección y un objetivo claro surge la NOSTALGIA .

Ahí, en esa zona de confort se resguarda esta generación cuando se sienten amenazados por el mundo de hoy.

Existen listas de los mejores novios ficticios de las sitcoms de los 90, y las playlists en Spotify de los “one hit wonders” de hace 20 años abundan (Buzzfeed y el p3nde7o del Sopitas las recuerdan muy seguido).

No hay nada de malo en hacer un pequeño viaje en el tiempo.

Así que, como decía “Cositas” : acompáñenme amiguitos a recordar la vida en los 90 con la ayuda de Marifer y Alex.

Marifer llegó de la escuela a las 2:45 pm y dejó botada su mochila de rejas en la que se veía el Chupifrut que no se terminó en el lunch y su Trapper Keeper forrada con envolturas de dulces gringos . Se quitó los tenis Kaepa que tenían los triángulos de colores más padres de la cuadra y prendió la tele para ver con su hermano Alex a los Animaniacs  decir: “¡Hooola, enfermera!”. Alex tenía unos amigos más grandes que consiguieron intercambiar la colección de los Garbage Pail Kids por el calendario de Gloria Trevi , el cual no le podían enseñar a nadie más que a su Tamagotchi .

Marifer estaba enamorada de los chavos de NSYNC y leía el librito con las letras de las canciones mientras las escuchaba en su CD Walkman . Al fondo de la sala se escuchaba a Alex jugar Street Fighter en la consola de lujo: el Super Nintendo . Cuando se trababa… Alex sacaba el cartucho, le soplaba y mágicamente volvía a funcionar.

Se hizo de noche y llegó su papá. Era la hora de ver jugar a Michael Jordan y el Dream Team.

Mientras tanto, la mamá soñaba con Reno Raines “el Renegado” y sobaba con ahínco su dije de ying-yang.

Regresemos al 2018… Es normal extrañar la infancia, pero a veces nos impide enfocarnos en hacia dónde nos dirigimos y nos envía por el camino más fácil, el de seguir los pasos de nuestros padres.

Hoy tenemos un camino de lujo, pavimentado, alfombrado. Tiene iPhones más baratos y sin duda es mucho más entretenido, al punto que es abrumador. Recordemos, pero sin añorar. ¡Hoy es 2018 y tenemos la suerte de estar vivos!

 

 

POR "EL BILLY"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *