Ellos Opinan...

Triunfo HISTÓRICO del TRI

La espera para cientos de aficionados llegó a su fin con el partido inaugural entre la selección rusa y la de Arabia Saudita, un encuentro que quedó marcado por el show que ofreció la organización, con Robbie Williams como el encargado de la parte musical, quien, en conjunto con la soprano Aida Garifullina, hizo vibrar a los miles de espectadores que se dieron cita en el Estadio Olímpico Luzhnikí.

Ya en el tenor deportivo, Rusia dio un gran partido frente a los saudíes, pues los superó por goleada de 5-0, una victoria que terminó por redondear el espectáculo de arranque mundialista.

HISTÓRICA VICTORIA
El inicio del torneo para la Selección Mexicana de Futbol quedará marcado como uno de los más importantes en su historia. Y es que el Tricolor logró vencer a la escuadra alemana, actual campeona del mundo, un hecho que desató la locura en Moscú, ciudad donde se llevó a cabo el partido.
Con gol de Hirving “el Chucky” Lozano, los nacionales dieron la sorpresa en un partido que estuvo marcado por la emoción y magia que solo el futbol provoca. Desde la ceremonia de inicio, los mexicanos se volcaron y en una sola voz entonaron el himno nacional con fuerza, llevando a las lágrimas a jugadores como Javier
“Chicharito” Hernández.

La comunión entre afición y equipo se fue consolidando con el pasar de los minutos.
Y es que desde que el árbitro silbó su ocarina, los mexicanos se encendieron en la cancha. La magia de Carlos Vela dejó inmutada a la zaga teutona, mientras la picardía de “el Chucky”–quien no paró de correr– le permitió driblar a cuanto rival se le paraba enfrente.
Aunque Javier Hernández no se hizo presente en la pizarra, el esfuerzo y empuje que tuvo fue fundamental para la victoria azteca; incluso, “Chicharito” fue quien dio el pase para el gol de la victoria.

Los minutos finales fueron de total sufrimiento. De hecho, Juan Carlos Osorio, técnico de la selección, vibró como pocas veces en el banquillo, gritó y celebró al consumar una hazaña histórica para el equipo de todos los mexicanos.
Esta tarde será inolvidable para todos los aficionados tricolores y para los afortunados como yo, que formo parte de la prensa, pues aunque nuestra labor es informar, es evidente que el sentimiento de victoria es generalizado, por la historia, por el contexto y porque el querer es poder, y esta selección quiso.

Al ritmo del “Cielito Lindo”, la afición mexicana fue cerrando la noche en el estadio y, con el marcador en favor de los nacionales, la fiesta azteca se hizo presente. Por una noche Moscú fue nuestro, con el verde, blanco y rojo como los colores de la Copa del Mundo.

REDACCIÓN Y FOTOS ERNESTO PÉREZ

Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *