Travel Boga

Santorini, un paraíso en el Mediterráneo

Esta isla griega es un destino ideal para romancear, para echar la fiesta toda la noche o para las dos.

La isla griega de Santorini combina un esplendoroso pasadohistórico con una geografía incomparable. Su peculiar arquitectura habitacional, con sus colores azul y blanco, se asienta sobre los vestigios de una de las mayores explosiones volcánicas que han sucedido en el mundo.

El final del verano es la mejor época para visitar Santorini, que se ha posicionado como un destino romántico al que muchas parejas eligen ir para festejar sus aniversarios o lunas de miel, especialmente en la ciudad de Oia. Sin embargo, su capital, Fira (o Thira), es ideal para disfrutar con un grupo de amigos, pues la vida nocturna parece no tener fin durante el verano.

Nosotros les recomendamos llegar a la isla a bordo de un crucero o en un vuelo corto desde Atenas, o bien en un ferry desde el puerto de Piraeus. En In Boga insistiríamos en cualquiera de las opciones que incluyan una parada en la capital griega, para que aprovechen para perderse en sus calles, conozcan los sitios arqueológicos de la Acrópolis, hagan un brunch o coman platillos típicos como el souvlaki en la Plaza Sintagma y tomen un café típico del verano helénico, dulce y con hielos para hacerlo refrescante. Los mejores atardeceres en el mar Egeo se pueden ver desde la media luna que forma la caldera del volcán que dio forma a Santorini. Además, vale la pena hacer una caminata por sus ciudades laberínticas, como Pyrgos, y de los pequeños pueblos que llenan la isla. Así que no olviden llevar zapatos cómodos, protector solar e incluir un sombrero en sus outfits. Especialmente si van a hacer tours arqueológicos, entre los que destaca el del yacimiento de Acrotiri, uno de los sitios de ruinas más importantes del Mediterráneo. Una manera de disfrutar Santorini es paseando por las playas de arena volcánica, y las peculiares arenas rojas y doradas del sur de la isla o bien, rentar un velero y explorar la caldera volcánica. Para hospedarse existen un sinfín de opciones. Hay desde las que derrochan lujo, con precios que llegan a los 2 mil euros por noche, hasta habitaciones de 38 euros la noche. Eso sí, planeen su viaje y hagan las reservaciones con anticipación. ¿Cómo escoger el mejor hotel? Eso depende de sus necesidades de viaje, si es en plan romántico, con amigos o con la familia.

Los restaurantes más solicitados se sitúan en Pyrgos y tienen vista a la caldera. Sin embargo, hay alternativas excelentes en los poblados más pequeños, lejos del bullicio y sin largas filas de espera para la cena. Cuando terminen con los platillos principales, un postre obligado es el galaktobureko, hecho con dulce de leche y pasta de hojaldre, y no dejen de probar la bebida conocida como ouzo, un licor típico de Grecia. Si lo que buscan son noches de fiesta sin fin, Santorini tiene una amplia oferta de vida nocturna, desde reventones en la playa hasta discotecas en terrazas y bares de copas. La playa para comenzar con la diversión es Perivolos, con precios por copeo que rondan entre lo 10 y los 13 euros. Después la diversión continúa y termina en la ciudad de Fira, casi siempre hasta que llega el amanecer. Por último, no olviden hacer el recorrido histórico de la isla, en el cual se relatan teorías y leyendas sobre la erupciones volcánicas masivas que han tenido lugar en la zona a lo largo de 1 millón de años y que, se dice, han provocado la extinción de varias civilizaciones.Una de las favoritas de los locales, y motivo de visita para los extranjeros, es la que relata que pudo haber sido causa del hundimiento de Atlantis, la ciudad próspera que menciona Platón en sus diálogos. Otro las conecta con la extinción de la dinastía china Xía, que, como la costa de Creta, fue azotada por tsunamis de hasta 100 metros de altura. Incluso con un acontecimiento muy famoso que aparece en la Biblia, el eclipse solar que asoló Egipto. Sin duda una isla preciosa, como la describió la primera civilización mesopotámica, los minoicos, y un destino imperdible que deben visitar en algún momento de su vida.

POR VALERIA REYES CANSECO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *