Travel Boga

San Miguel de Allende

MARAVILLA MEXICANA

Con la elegancia de su oferta gastronómica, vida nocturna y hoteles boutique, San Miguel de Allende se ha posicionado como un destino imperdible.

Este mes IN BOGA MAGAZINE quiere enviarte a uno de los destinos más chic de México, pero gastando menos de 5 mil pesos. Es principalmente un destino cultural, pero también es un excelente lugar para adquirir artesanías locales, joyería y sofisticadas piezas de arte.

San Miguel de Allende es una importante y hermosa ciudad colonial con una gran historia, que desde 2008 es Patrimonio de la Humanidad.

Además en 2017 fue nombrada la mejor ciudad del mundo por la revista Travel+Leisure de Nueva York.

Para una visita rápida, les sugerimos dirigirse únicamente al Centro Histórico, admirar los edificios coloniales, caminar por la Plaza de Independencia y la Plaza de los Fundadores con un helado o un agua fresca, ideales para esta época del año.

Si disponen de más tiempo, la recomendación es visitar los centros de arte y cultura, cuya entrada es gratuita, como el Museo de la Muerte, La Antigua Cárcel y el Portal del Diezmo.

La ciudad tiene un estilo colonial, específicamente de la España barroca. Uno de sus monumentos más emblemáticos es la Parroquia San Miguel Arcángel, que está ubicada en el Centro Histórico. Es imposible no notar su fachada gótica , inspirada en la Europa medieval, aunque comenzó a construirse hasta la década de 1890.

Las actividades que se pueden realizar en San Miguel de Allende son recorrer las calles principales y disfrutar de las visitas que ofrece el jardín principal de la parroquia, los arcos donde se ponen a la venta artesanías y las calles aledañas donde está la Casa del Mayorazgo de la Canal, el  Museo Casa de Allende, el Museo de la Máscara (para el que hay que hacer reserva), además de distintas galerías de arte y puntos de venta de las famosas artesanías de vidrio soplado o las piezas de latón que hay sobre el andador Lucas Balderas. También es interesante recorrer las distintas tiendas de antigüedades, así como las joyerías del Mercado de Artesanías.

Ya sea que camines por la noche o de día, encontrarás turistas, locales y algún snack desde $15.00 Si te encuentras con los famosos tumbagones glaseados, no lo pienses, pruébalos. Y si por la calle no los ves, dirígete a La Casa del Tumbagón, un típico postre de la zona, propio de la época colonial.

Otra opción es usar el tranvía que sale del mismo jardín y hacer un recorrido completo en el que relatan la historia de la localidad y sus alrededores. En este jardín se pueden contratar distintos tours. Uno de los paseos más recomendados es ir, ya sea con un guía o por tu cuenta, al pueblo de Dolores Hidalgo, cuna de la Independencia que se encuentra aproximadamente a 30 minutos de distancia. Y para refrescarse, el balneario de aguas termales La Gruta es una excelente opción que está en esa misma carretera.

En cuanto a oferta gastronómica, esta ciudad es de las mejores; satisface los paladares más exigentes con sofisticados restaurantes dirigidos por algunos de los chefs más famosos en México, sus cocinas fusionan la gastronomía mexicana tradicional con técnicas más actuales, y los precios por persona empiezan en aproximadamente 300 pesos. Sin embargo, es posible encontrar otras especialidades de cocina internacional. La oferta va desde 100 hasta 1500 pesos por persona. Quizá algunos de los mejores son el Moxi y Mama Mía; mientras que los locales prefieren Café Loreto y Fonda La Alborada.

Para comer, los restaurantes más clásicos y recomendados son El Fogón Mexicano y Los Generales Revolucionarios. Los platillos típicos de la ciudad son: barbacoa, carnitas y enchiladas queretanas, que pueden disfrutarse en el Mercado Municipal. También destaca una excelente oferta de comida asiática: japonesa e india.

Otros platillos usuales son enchiladas mineras, pacholas, fiambres, rabo de zorra (que son chiles rellenos de queso con un caldo particular de jitomate y xoconostle, con un huevo estrellado). Las bebidas tradicionales son la cebadina, a base de una fermentación con cáscara de piña, otra es el coloncho, una bebida prehispánica obtenida de las tunas.

 San Miguel de Allende es una ciudad, pero una ciudad pequeña y tradicional, confortable y segura. Para hospedarse encontramos hostales, posadas, hoteles y hoteles boutique. Les recomendamos que planeen su viaje y busquen hospedaje antes de llegar, puesto que es un destino muy solicitado. Otra opción es utilizar el servicio Airbnb. El Hostal Lool Bel y el Hotel Naramu son buenas opciones y a precios accesibles. Por la noche la mayoría de los bares y discotecas están ubicados sobre las calles de Umarán e Hidalgo.Si hacen las actividades sugeridas y comparten los gastos con un acompañante, un fin de semana en San Miguel de Allende cuesta mucho menos de 5,000 pesos por persona. Si prefieres viajar sin acompañante, los costos se acercan a 5,000 pesos e incluso puedes comprar alguna artesanía local sin rebasar el presupuesto.

 

POR VALERIA REYES CANSECO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *