Talento Mx

Polvo

Nuestro país está teniendo una nueva ola de películas, incluso podríamos decir que vivimos la nueva época de oro del cine mexicano y para muestra, esta cinta plena de humor negro, Polvo

 José María Yazpik

Nuestro país está teniendo una nueva ola de películas, incluso podríamos decir que vivimos la nueva época de oro del cine mexicano y para muestra, esta cinta plena de humor negro, Polvo.

POR ANDREA CARDONA

En el último año se han realizado un sinfín de producciones y, esta vez, José María Yazpik, actor de Narcos y Todos queremos a alguien, nos sorprendió con su ópera prima Polvo, de la cual, además de ser el director, fue el productor y guionista. 

La historia trata de Chato, un hombre que tras buscar la fama como actor en Hollywood, deja el pueblo de San Ignacio, Baja California Norte. Diez años después, en 1982, un cargamento de cocaína es arrojado desde el aire al pueblo y él será encomendado por la mafia de Tijuana para recuperarlo, pero eso no es todo, deberá enfrentarse a su pasado y reencontrarse con su antiguo amor, personaje al que da vida Mariana Treviño. 

Fuera de los reflectores y lejos del set, tuvimos la oportunidad de platicar con la actriz y Chema acerca de esta comedia que promete mucho humor negro. 

Chema, ¿cómo surgió la idea para hacer esta historia? 

José María Yazpik: Hace 10 años mi hermano y yo llevamos a mi papá a una fiesta en San Ignacio, y estando ahí nos pusimos muy nostálgicos y empezamos a contar historias de nuestra niñez. Fue ahí cuando pensé que tenía que hacer una historia de ese lugar. 

Años después, esa idea seguía en mi mente, entonces un amigo nos contó la anécdota de que, en un accidente, una avioneta tiró paquetes de cocaína en un pequeño pueblo de Colombia y tomé esa parte de la anécdota para empezar a desarrollar el proyecto. 

¿Esta historia la escribiste pensando en ti para el actor principal? 

José María: Sí, absolutamente. Desde que la escribí, pensaba en mí, sobre todo me inspiré en toda mi familia para la creación de cada uno de los personajes, por ejemplo, el de Mariana está inspirado en mi prima. 

Mariana, ¿nos puedes platicar más acerca de tu papel? Sin duda es algo muy distinto a lo que vimos en Club de cuervos. 

Mariana Treviño: Sí, es algo completamente diferente. Justo como comentó Chema, el personaje está inspirado en su prima. En cuanto empezó el trabajo de caracterización, sabía que esa mujer tenía que lucir como costeña y así comenzó todo, desde mi cambio radical en el cabello por unos rizos negros, ensayar el acento costeño, es más, 

José María hasta intentamos ponerme pupilentes verdes, pero se iba a ver muy falso en pantalla (ríe). 

¿Cómo fue trabajar con Chema como director y como compañero actor? 

Mariana: Fue increíble, en ningún momento se desconcentraba de sus dos roles. Como ya tenía todo planeado y ensayado, todos los del equipo de producción sabían qué hacer. Algo que admiré mucho de él es que hizo una labor para equilibrar sus roles como director, actor, guionista y productor y eso no siempre sucede, más cuando es tu primera experiencia como director. 

Chema, ¿cómo le hiciste para equilibrar esos roles? 

José María: Antes que nada, le hice saber a Mónica Lozano, quien es la productora de este proyecto, que necesitaba un grupo de gente que me estuviera cuidando, porque realmente no sabía en qué momento me iba a dar el madrazo (ríe). Por si me llegaba a sesgar con la historia, necesitaba el “¡aguas!”. Siempre les pedí que me revisaran, que checaran el monitor por si veían algo extraño y a mí se me pasara… Recuerdo que hubo veces que me preguntaban si repetían la toma (ríe), pero todo lo logré hacer con el gran equipo de producción que tuve. 

Tienes una larga trayectoria en este medio, ¿por qué dirigir hasta ahorita? 

José María: Literalmente fue por necesidad, porque justo a la hora de tener listo el guion, me preguntaba quién la iba a dirigir, quién podría darle ese toque como yo lo quería; en realidad, nunca lo escribí pensando que terminaría por dirigirla yo mismo. 

Por último, ¿qué les dirían a esas personas que tienen una idea, un proyecto como el tuyo, Chema, y que quieren hacerlo realidad? 

Mariana: Perseverar, porque cuando lo haces, se te abren todos los caminos que tienes que seguir. ¿A poco no? 

José María: No darte por vencido, aprender a discernir y hacer un balance de tus necesidades internas. 

Así fue como José María Yazpik logró aterrizar esa idea que tenía en la cabeza, y que plasmó gracias a su interpretación como actor, con la ayuda de Mariana Treviño, y de su debut como director, para demostrarnos que en México sí se puede hacer cine y Polvo es prueba de ello. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *