Brutal Inboga,  Portada

¡Matute está en nuestra casa!

 

 

La popular banda nos platica sobre sus orígenes, su “familia ochentera” y de cómo tratan cada concierto como si pudiera ser el último.

Matute se ha convertido en un fenómeno de música pop en México, acercando los grandes éxitos de la década de los 80a las nuevas generaciones y generando nostalgia en los que crecieron en aquellos años coloridos. Aunque ya llenaron Auditorios Nacionales y Arenas México, la banda empezó cuando el grupo de amigos se juntaba a tocar en un pequeño bar de la Ciudad de México.

Jorge D’Alessio: Cuando esta historia comenzó, todos ya teníamos un antecedente en la música, porque estábamos en el medio. En su momento, Tana estaba haciendo teatro y cine, Irving estaba tocando con artistas muy importantes (Alejandra Guzmán), al igual que “el Oso” (era músico de Juan Gabriel y Filippa Giordano), Nacho y Pepe, yo estaba produciendo a artistas. Nos hicimos muy amigos, pero fue en uno de los espectáculos que yo producía, en la Rockola Coca-Cola de los 90, que siguió hasta 2006-2007, que empezamos a juntarnos y tocar, literal en los escenarios que ya estaban puestos para los artistas. Digamos que ocupábamos esos tiempos libres para nosotros jugar a ser los artistas, con el estadio vacío. Era solo música para nosotros y para divertirnos. Pero un buen día decidimos reunirnos una vez por semana para tocar. Les comenté que un amigo mío tenía un espacio al sur de la CDMX en el que podíamos divertirnos y cantar.

Rocamos una noche y solo había nueve personas en el lugar, amigos nuestros, y de pronto algo pasó con nosotros. Se sentía una buena vibra porque gozábamos tocar, nos admirábamos mucho, y de pronto esas nueve personas se convirtieron en 300-400. Llegó un punto que era el día que más gente reunía el bar. Fue entonces que comenzamos a pensar en hacer algo distinto, algo grande. Hacer covers de los 80 no era suficiente y entonces decidimos hacer un espectáculo que dejara algo en el público, más allá de escuchar buena música. Construimos una mini arena para hacer la Guerra de los 80, y de ahí comenzamos a crecer y a tener más proyectos y a crear experiencias. De pronto alguien nos dijo que por qué no grabábamos lo que hacíamos en vivo, porque Matute no es escuchar un disco o escuchar covers. Matute es vivir una experiencia. Matute es la interacción con sus fans. Cuando grabamos este disco, decidimos llevarlo a todas las disqueras y todas nos decían “Matute vende shows, pero no creemos que vendan discos”. Fue una de las primeras cosas difíciles por las que pasamos y uno de nuestros primeros topes. Lo peor de todo es que esos mismos directivos son los que se ponían borrachos en nuestros conciertos disfrutando de nuestro show y verdaderamente les encantaba, pero no creían en Matute más allá de un show. Fue por esta razón que entre todos decidimos sacar nuestro disco de manera independiente, que fue el Matute – En vivo vol. I,  y con ello vino la sorpresa: al poco tiempo ya estábamos entre los discos más vendidos en México, y ese disco fue doble disco de oro. Todo gracias a las recomendaciones de boca en boca de nuestro público. Esa fue nuestra mejor carta de presentación.

Después hicimos la gira llamada La Matutera y fue la primera vez que hicimos un evento en el Plaza Condesa, que se terminó convirtiendo en cinco conciertos por la demanda que había. La máxima capacidad del Plaza Condesa es de 2,100 personas y, cuando hicimos las cuentas, por los cinco conciertos ya eran las personas equivalentes a llenar un Auditorio Nacional.

De ahí ya no paramos.

¿Cómo fue ese primer Auditorio Nacional?

Tana: La primera vez que estuvimos en un Auditorio Nacional fue hace un año y medio, y de verdad que lo más increíble de esa noche fue ver una fila entera con gorras del lugar en el que tocamos por primera vez hace 11 años.

Para nosotros fue como darle cuenta a todas esas personas que nos siguen desde que nadie nos conocía por eso es nuestra “familia ochentera”. De verdad que cada cosa que logramos, ellos lo hacen parte de ellos. Porque no teníamos una disquera y tampoco un presupuesto, solo teníamos a nuestros fans, por eso son lo más importante.

Jorge: Eso fue lo que teníamos para nuestro primer Auditorio: solo a nuestros fans, y hacer un Auditorio no es nada sencillo, tiene unos riesgos tremendos si no lo llenas y el haberlo llenado fue muy satisfactorio.

Después de hacer ese concierto se corrió mucho la voz de nosotros dentro de la industria musical y fue cuando Ari y Jack Boroboy llegaron con nosotros y nos propusieron formar parte de esta familia llamada BOBO Producciones, con la que cumplimos ya dos años este noviembre.

Gracias al apoyo y a esta gran estructura llegamos a la Arena CDMX y la llenamos, y es como nace el DVD Mega España. En octubre de este año hicimos ya nuestra segunda Arena y eso ha sido muy impresionante para nosotros.

¿Cómo tomaron la decisión de tocar éxitos de los 80?

Pepe: Fue circunstancial, recuerdo que un día me pasaron la lista y casualmente todas eran de los 80, pero fue algo que no planeamos.

Irving: También habíamos pensando en un momento en los 70, que fue una gran época, pero creo que fue más que nada porque fue la época con la que crecimos de cierto modo.

Jorge: Creemos también que, de cierto modo, la gente que nos comenzaba a seguir influyó mucho en esto, porque por todos lados veíamos que entre ellos decían: “¿Ya fueron a ver a este grupo que toca canciones de los 80?”. Y creo que inconscientemente seguimos ese

camino, que fue nuestra bandera.

¿Qué representa el Boombox Tour para ustedes? Jorge: Es la gira más grande que hemos hecho, es una experiencia brutal y el resultado de 11 años de trabajo, de estar en ese pequeño bar, a darle toda la vuelta al mundo.

¿Matute en algún momento tiene el plan de lanzar un disco inédito?

Tana: Sí, tenemos muchos planes, entre ellos ese. La gente ya conoce algunas de nuestras canciones inéditas y les fue muy bien, pero sí, sin duda tenemos ganas de hacer un experimento y por curiosidad crear un alter-ego de Matute que puede adoptar cualquier nombre, como “Bodoques” [ríe]. Y que ese grupo lance el disco inédito para no restarle esa esencia ochentera que tiene ya Matute, porque sabemos que tal vez ese cambio para la gente podría ser raro y preferimos que no se mezcle.

Tenemos muchos planes por ahora, como seguir promocionando nuestro DVD, y muchos más shows que tenemos pendientes. La gira continúa hasta abril en EUA y en mayo estrenamos la nueva gira en el Auditorio Nacional.

¿Hay algún grupo o artista con el que les habría gustado colaborar o algún otro con el que tengan plan de hacerlo?

Jorge:  Sí, claro, como sueño tal vez habría sido Gustavo Cerati o Freddie Mercury. Pero como realidad, y esperamos cumplirlo, podría ser Rick Astley y cantar con él “Together Forever” o “Never Gonna Give You Up”. Tenemos un medley con esas dos rolas que nos gustan mucho y su voz es el sonido de los 80. Irving:  También Toto estaría increíble o solo con Bobby Kimball.

Hay mucha armonía y amor en lo que hacen y les apasiona, pero ¿en algún momento han visto a Matute como un trabajo?

El Oso:  En mi casa ya no me ubican nuestros perros. Nuestras familias han sido parte de todo esto desde el comienzo y nos ayudaban cuando teníamos que costumizar la ropa y también pasaron por el proceso en el que tuvimos que renunciar a nuestros trabajos anteriores para cumplir algo de nosotros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *