Brutal Inboga,  Healthy

La Familia hoy en día

En el siglo XXI, nuestra sociedad está conformada por varios tipos de familias que es importante que todos conozcamos y respetemos.

Por definición, la familia es un grupo de personas unidas, la organización más importante a la que puede pertenecer el hombre. Dicha unión se puede conformar ya sea por vínculos consanguíneos o por vínculos constituidos y reconocidos tanto legal como socialmente con el matrimonio o la adopción. El concepto de familia ha cambiado, cada época ha tenido un enfoque diferente. Y ahora nos toca enfrentar cambios drásticos en cuanto a la familia, y se podría decir que actualmente vivimos el mejor concepto de esta en muchos años.

Hoy en día, la familia es considerada como un grupo de seres que viven bajo el mismo techo, sus principales características son que se acompañan, escuchan, apoyan, aceptan y protegen. Lo importante en este grupo son los lazos de relación que existen entre los miembros, sin importar si son consanguíneos o no. Son lazos de emociones y sentimientos que los unen. En la familia se corresponden, son solidarios y hay cariño que incluso se puede dar y recibir de una mascota, concepto actualmente conocido como “perrhijo”. Este miembro comparte experiencias y afecto como cualquier integrante del grupo y, si bien es cierto que es un ser vivo de otra especie, es considerado parte de la familia. Por otro lado, una persona puede formar parte de dos núcleos familiares, por ejemplo: los hijos de padres divorciados, quienes tienen dos familias y conviven con ambas. Como este, existen otros tipos de familia que se clasifican según los miembros que la integran. La familia nuclear está conformada por todos los miembros que viven y conviven dentro de la misma casa, con quienes crecer y desarrollarse se vuelve algo cotidiano. Una nana que acompaña y da cariño, una mascota que divierte y cuida, un padre o madre que nutre, un hermano con quien compartir, aquellos con los que se despierta y que siguen ahí cuando llega la noche.

La familia de origen, como el nombre lo dice, está formada por abuelos, tíos, primos, hermanos, básicamente parientes consanguíneos que no necesariamente viven en la misma casa. Por otra parte, la familia monoparental es aquella en donde el o los hijos cuentan con un solo progenitor, a causa de muerte o irresponsabilidad de alguno de ellos. Mientras que la familia ensamblada, reconstituida o mixta existe cuando uno o ambos miembros de la pareja actual tienen uno o más hijos de uniones anteriores. Ahora bien, la familia homoparental es aquella en donde una pareja de hombres o mujeres se convierten en progenitores o adoptan uno o más hijos. La familia de padres separados, en la cual el hijo o hijos conviven con un solo progenitor, ya que ellos se niegan a vivir juntos.

No son pareja, pero deben de seguir cumpliendo su rol de padres. Contrario a esto, la familia sin hijos por elección se caracteriza por la decisión mutua de no tener descendientes. Y por último se encuentra la familia por convenio, la cual se conforma por una alianza de dinero o por beneficio personal.

Es importante mencionar que dentro de estos tipos de familias se da convivencia funcional o disfuncional, que no es más que la dinámica de comportamiento entre sus miembros. Las familias funcionales tienen la capacidad de manejar la proximidad y la distancia entre sus miembros. Su característica principal es que promueven un desarrollo favorable para todos: tienen jerarquías claras, límites establecidos, roles definidos y, muy importante, capacidad de adaptación. Las familias funcionales, a diferencia de las disfuncionales, satisfacen, aun en rasgos mínimos, necesidades materiales, alimento, techo, salud, educación y diversión.

Mientras que la familia disfuncional es una en la que predominan los conflictos, la mala conducta y muchas veces el abuso. Las familias disfuncionales son principalmente resultado de adultos codependientes o afectados por adicciones. Esta familia no tiene ningún tipo de límite social, financiero, ni intelectual; no tienen roles ni jerarquías.

En resumen, las familias que actualmente forman nuestra sociedad se dividen según sus integrantes y se caracterizan por la dinámica de comportamiento entre los mismos.

Finalmente, es importante reconocer que el ser humano está hecho para vivir en grupo, para amar y ser amado, para acompañar y ser acompañado, para crecer y desarrollarse en comunidad. Dicha necesidad no ha cambiado con el paso de las décadas, ya que es intrínseca a un ser humano sano. La familia es la que te apoya, te acompaña, te escucha, te acoge, te alienta, te ayuda y te acepta. Tu familia es donde hay lazos de amor, unión y de calidez de hogar.

Y tú… ¿en qué tipo de familia vives?

POR CLAUDIA ÁLVAREZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *