Portada

Inés Sainz, la mujer que conquistó el deporte…

Inés Sainz es actualmente la figura femenina experta en el mundo del deporte que, gracias a sus conocimientos, ha conseguido ocupar un espacio muy importante en una industria a la que las emociones y la pasión, dan vida.

A sus 40 años y con casi 20 de trayectoria exitosa, Inés ha demostrado a ojos internacionales su talento para transmitir, describir y hacer sentir cada una de las experiencias que se viven en una justa deportiva, funcionando como un puente entre el terreno de juego y los televidentes.

-Platícanos cómo fue que empezaste en el medio y poco a poco te adentraste en el mundo de los deportes.
Yo creo que fue el mundo de los deportes el que me eligió a mí para ser la primera mujer que hablara de deportes y que tenía voz y voto en el periodismo deportivo. El hecho de haber crecido rodeada de puro deporte, todo lo que hacía yo de niña, desde que me acuerdo, era jugar voleibol, hacer taekwondo, futbol, montar a caballo. Entonces llegó un punto en el cual indiscutiblemente había esa necesidad de ocupar ese espacio en el ámbito de las comunicaciones y, bueno, a mí se me metió en la cabeza que quería hacerlo, que quería abrir el camino para que muchas otras niñas pudieran después seguir mis pasos. Hoy ya es historia, pero ha sido una trayectoria muy bonita.

-Cuéntanos cuántos años llevas en el mundo deportivo.
Son ya poco más de 18 años desde aquella primera vez que lo intenté, hasta que lo logré. Mi primer programa fue Deportips, que ahora se convirtió en Impacto deportivo. Estamos a precisamente 18 años, entonces puede que un poquito más en lo que salió mi programa. Estaré ya cerca de los 20 años de trayectoria en este ámbito.

Para tenerlo siempre presente, no es que tú hayas elegido estudiar el deporte y sus reglas para poder hablar de ello, sino que tú lo viviste y desde ahí compartes con nosotros estas experiencias, ¿cierto?
Sí, claro, yo creo que la pasión por el deporte nace desde niña, en el momento en el que tienes contacto con él, en el que sabes qué es lo que significa jugar y vivirlo, qué es lo que despierta en ti el practicar un deporte, el hacerlo con tus compañeros, la satisfacción de ganar, la frustración de perder, pero también el hecho de saberse poner retos.
Entonces yo creo que cuando entiendes el deporte desde esa perspectiva, es mucho más sencillo poder comunicar precisamente esas emociones. Lo que mueve al gran negocio del deporte son las emociones que es capaz de despertar en la gente. Como bien dices, el hecho de haber tenido la oportunidad de practicar de todo un poco, me lleva a conocerlo de fondo y entender cuál es el encanto de cada uno de ellos y de esa forma poderlo transmitir.


Emociones que viven los deportistas en el campo de juego y sobre las que tú puedes hacer la pregunta correcta en el momento indicado para transmitirlas a quienes te ven.
Sí, yo creo que tengo el gran privilegio de estar en el momento indicado y con las personas indicadas, porque es el instante justo en el que haciendo una pregunta clave puedes hacer que te transmita todo lo que está sintiendo y lo que está viviendo en ese momento. El poder ser ese eslabón entre lo que está sintiendo el jugador que acaba de lograr algo increíble y la gente, ¡que ese eslabón sea yo! En mí está la responsabilidad de hacerlo de la mejor manera posible para que él pueda expresarlo de la forma más precisa y cercana a la realidad que está viviendo.


¿Fue complicado para ti romper las barreras de dejar a un lado a la chica linda que está a cuadro, no como una atracción del público masculino, sino porque tú tienes la experiencia y eres la persona indicada para hacerlo?
Claro que fue complicado, porque había un estereotipo y debía hacer el reto completo, el decir: bueno, pues sí, a lo mejor tengo cierto físico que a la gente le gusta, pero lo verdaderamente importante es lo que tengo que ofrecer a la audiencia deportiva. El hecho de poco a poco tener credibilidad, de hacer que la gente volteara a verme no solamente por mi aspecto sino por lo que tengo que decir, hasta ir logrando paso a paso esta credibilidad y meterme en la mente de la gente.
Tengo ahí un apodo que me gusta mucho, que me dicen “la mujer del deporte en México”, que me llena, que hace ver que el trabajo que hago lo hago bien porque la gente no se fue simplemente por lo que físicamente veía sino que me dio la oportunidad de que les demostrara más y tan es
así que está plagado de niñas el ámbito deportivo y son niñas guapísimas, lindísimas y yo sigo aquí. Al final si solo fuera el físico, las guapas van y vienen, pero si se trata de perdurar, debe ser acompañado de un gran conocimiento y de dar credibilidad a la gente.

¿Llegaste a pensar alguna vez que no lo lograrías?
Nunca me di la oportunidad de decir que no me iba a salir. Simplemente cuando hubo complicaciones en el camino, cuando me dijeron “tu programa no va a salir al aire” o que “esto no va a ser así”, yo lo vi más como complicaciones, como retos. Decir por qué no va a salir, hace falta que lo venda, pues lo vendo, hace falta que viaje para hacer las entrevistas, pues viajo. Más bien, siempre esas negativas e inconvenientes los tomé como retos y oportunidades para realmente conseguir lo que yo quería.


¿Hasta ahora cuál ha sido el momento o proyecto que más te ha marcado, el que más te ha alentado?
Indiscutiblemente hay dos clases de eventos que yo disfruto plenamente, uno que es precisamente el Super Bowl, que ya estamos viviendo esta euforia maravillosa y estamos hablando que ya es mi decimoséptimo Super Bowl, entonces, imagínate la experiencia que tengo ya. Pero lo más gratificante es que, bueno, también fui de las primeras mujeres en cubrir un evento como este y el peso que eso generó. Gracias a ello me han hecho reportajes en Estados Unidos, en Alemania, en China, Japón, en todos lados, de cómo llegué yo a abarcar el mundo de la NFL. Entonces la NFL me puso en una posición de privilegio internacional y cada vez que hay un Super Bowl, pues me hace noticia internacional, cosa que agradezco mucho y que digo “qué padre que despierte esa ilusión”. Por otro lado están las Copas del Mundo, los Mundiales en los que he tenido que estar, como el de Alemania, Sudáfrica, Brasil y ahora recientemente el de Rusia y esos son momentos épicos.
Para los que amamos este deporte sabemos que tener el privilegio de estar ahí y atestiguar de viva voz durante la transmisión de una final, en el palco de honor, ¿qué más le puedo pedir yo a la vida? Con la crema y nata de la élite del deporte mundial en el evento más visto por el mundo y además en una posición totalmente de reconocimiento. Todos esos son momentos únicos que te van marcando y que yo, en particular, voy atesorando.


Y hablando justamente del Super Bowl, ¿qué es lo que tú más disfrutas de este evento y cuál es la sensación que vives al estar en la cancha, en contacto con los jugadores?
Es una semana de locura, de muchas emociones, mucha adrenalina, en la que desde que ves llegar a los equipos, como los ves tan concentrados, nerviosos, con un comportamiento atípico, porque siempre son más
abiertos, más sencillos, y en esos momentos son herméticos porque traen un nervio y una presión muy grandes. El ir abriéndote camino para llegar a ellos, para hacer entrevistas, para después prepararte para estar en el momento indicado, porque en el Super Bowl estás frente a millones de personas, en vivo, en la cancha, siendo testigo y casi escuchando los gritos que ocurren en el terreno de juego, todo esto se contagia y llena de una energía muy especial.
La posición que TV Azteca me da, que es totalmente un honor y un privilegio para mí estar en la cancha es… ¿qué puedo decir? Es la cereza del pastel, estar esperando que una jugada cambie el destino de los equipos, para bien o para mal, y al terminar el partido salir corriendo para ser la primera en tener la nota. Ese sentir, esas emociones… Cada vez que se acerca el Super Bowl, siento ese nervio de saber que ya viene lo mejor.

CONTINÚA LEYENDO LA INCREÍBLE ENTREVISTA EN TU IN BOGA MAGAZINE DE FEBRERO-MARZO, YA DISPONIBLE EN SANBORNS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *