Ellos Opinan...

El amor en tiempos de déficit de atención

El amor moderno es digital. Ya no se asiste a dates a ciegas, sino a dates con gente que te convenció con una buena foto y una bio creativa.

Hay tantas ventajas y desventajas en el uso de apps como Tinder, Happn, Hinge, Grindr, Bumble y las que vengan. Disminuyen el alto riesgo y los nervios de pedirle a alguien una cita, sí, lo hace más práctico, pero pareciera casi desechable.

Cuando le pregunto a la gente sobre las aplicaciones para ligar (dating apps), recibo una variedad de expresiones faciales. Unos sonríen de oreja a oreja, otros viven en un falso optimismo, llenos de terror, y otros hacen una cara como si les hubieran avisado que su perrito se murió.

Tinder es el “rey” de las apps para ligar, sí, existen muchas otras, como mencioné anteriormente, pero la realidad es que han hecho complicado incluir exactamente qué es lo que la gente está buscando; un problema que se acentúa en el ambiente LGBT, donde prefieren no usar apps mainstream. ¿A qué me refiero con esto? Quizás te pones de acuerdo en verte una noche de miércoles para tomar un café con el líder de la Perra Brava (porra oficial de los Diablos Rojos del Toluca para los fresas que no entendieron), cuando realmente estabas buscando a un conocedor de música indie y amante de las infusiones. O que una “mujer” te salga con “rebaba”. Siempre hay esas posibilidades. ¡Ojo! Sin embargo, ahora que las swipe apps se han convertido en la norma, hay una oportunidad de avanzar y mejorarlas. ¿Qué viene después de Tinder?

Una amiga me dijo que había abandonado el uso de estas apps para su propósito original y que se habían convertido en una especie de terapia en la que ella decía: “Estoy aburrida, dime que soy bonita. Ya realmente no veo a la gente con la que hago match. Las apps se han convertido en una especie de entretenimiento para mí, me siento con mis amigas a ver candidatos, o a reírnos de ellos, pero hasta ahí”.

Por otro lado, Hinge es una app que compite con Tinder y que se rige por la máxima: “Creemos que la calidad de tus relaciones determina la calidad de tu vida”.

Quieren que haya conexiones más serias entre los usuarios, pero sobre todo en el uso efectivo de su tiempo. La gente se llega a cansar del swipe y no encontrar a nadie. Creímos que lo

s nerds o geeks que desarrollaron las apps nos ayudarían a coger ligar, pero al parecer no dominan del todo las habilidades sociales.

Mucha gente ha ligado mediante los DMs de Twitter o de Instagram, quizás porque así es la interacción social tradicional, te das cuenta de la personalidad, sensibilidad y el sentido del humor antes de hacer una propuesta para salir. Pero con las apps pareciera que se limita un poco la curiosidad.

“Salí con un wey después de intercambiar tres mensajes”, dice Elisa. “

Hoy es mi esposo (sigue siendo wey). Hicimos clic porque ambos tenemos déficit de atención y eso nos conectó muy fuerte. Increíble historia, pero real”.

La peor parte de este online dating es la primera cita cara a cara.

La persona digital y la física muchas veces difieren en su comportamiento, y sobrevivir esos primeros minutos es difícil.

A pesar de algunos contratiempos, las citas en línea son, en términos generales, una agradable  fuente de distracción y diversión periódica. No obstante, me pregunto si el tener acceso constante a muchos candidatos potenciales te haga confundirte.

 

“Me gusta realmente Luisa, pero Samantha está a solo 5 kilómetros de mí”.

 

Algunas bios que te pudieran funcionar, o no:

1. Casado. Dos hijos. Buscando acción alterna. No es cierto. Soltero. Juego PlayStation 4 y estoy buscando a alguien para llevar a eventos familiares y que dejen de ching@rm3 con que algo está mal en mí

2. Podrías encontrar uno peor.

3. La única razón por la que quiero tener un  novio es para poder cantar como Pau Rubio a todo lo que doy:

“Míoooo, ese hombre es mío, a medias pero mío, míoooo, mío. Para siempre míoooo”.

Sí, pendejas… a medias… ¿y?

4. Si no te ves como la foto de tu perfil, te toca pagar los drinks hasta que yo te vea como esa foto.

5. No tiene nada de malo tenerlo chiquito. Eso me dijo mi mamá… y mi hermana.

6. Mi canción favorita es “Mírame a los ojos”. Sí, me encanta la rola de OV7. Ok, también soy chichona. No sé si eso ayude al interés. En fin, sigamos haciendo swipe… o no.

 

POR  “EL BILLY”

 

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *