Portada,  Travel Boga

Alan Estrada

“NO ME GUSTA CONTAR PAÍSES, ME GUSTA CONTAR HISTORIAS” 

El internet abrió un mundo nuevo y nos acercó a personas increíbles que cuentan historias y comparten grandes experiencias. Uno de ellos es Alan Estrada, que en su canal de YouTube Alan X el mundo  transporta a sus poco más de 1.6 millones de seguidores a los rincones más hermosos del orbe. El viajero mexicano se sentó con nosotros a platicar de su vida y su trabajo:

A los 18 años decidí mudarme de Tepatitlán, Jalisco, a la CDMX y a los 19 años empecé mi carrera de actuación. La actuación es algo que me apasiona y el arte en general me encanta. La carrera me fue llevando a varios lugares, hice muchas obras de teatro, sobre todo musicales, la vida también me llevó a estar en el programa Hoy  como conductor y aprendí de los comunicadores.

En el 2005 hice un viaje a la India de “mochilazo” y ese viaje me abrió los ojos. Comenzó mi pasión por viajar y desde ese tiempo decidí que yo tenía que destinar cierta parte de mi tiempo a viajar, pero la carrera artística es muy complicada porque no tienes vacaciones, sino desempleo [ríe], pero en definitiva tuve que empezar a rechazar algunos proyectos para poder seguir viajando y comenzar esa nueva aventura que tanto anhelaba.

El objetivo principal de mis videos era guardar una memoria personal de cada uno de mis viajes, porque al final del día me costaban mucho dinero y esfuerzo y pensé que era buena idea guardar esas memorias a modo de un programa de televisión.

Abrí mi canal pero nunca pensé que todo sería un boom , de alguna manera buscaba que esos videos le sirvieran a la gente en sus viajes. Tengo que confesar que uno de mis sueños era que Discovery Channel me contactara para hacer un programa de viajes, cosa que no pasó [ríe]. Ese habría sido mi trabajo ideal.

YouTube se me hacía la plataforma y el lugar indicado para empezar a experimentar con esto de los videos y con ello transmitirle a la gente mi pasión por viajar. Poco a poco todo fue creciendo y cuando comencé mi canal había muy pocos travel vloggers haciendo lo mismo que yo.

Para ser travel vlogger  hay que prepararse para mostrar un buen contenido, hay que investigar a fondo el destino, pensar en que la narrativa que darás esté perfectamente ligada al lugar al que viajas, en fin. Es cierto que existen ciertas especificaciones para que puedas ser nombrado travel vlogger , que es lo más parecido a realizar periodismo de turismo.

Hay muchas personas que tienen su canal y solo viajan pero no le dan ese sentido de utilidad, por así decirlo, lo cual no es ni bueno ni malo, solo que es un concepto totalmente diferente a lo que un travel vlogger  hace.

¿Cuál es el nivel de importancia que, a tu consideración, tienen los medios digitales hoy en día?

Yo sí creo que los medios digitales han comenzado con una especie de democratización de los medios de comunicación, de lo que no estoy seguro es qué tan preparados estamos las personas hoy en día para ello.

Para mí el internet nos demostró que no existía la llamada “televisión basura”, sino más bien las mentes que eligen ver “basura”.

Durante muchos años hemos tratado de culpar al sistema de nuestra ignorancia. Siempre ha existido la oportunidad de abrir otras puertas o ver otros panoramas. Lo que hoy en día es tendencia en internet es parecido a lo que se hacía hace 15 años, la calidad y el tipo de contenido que ofrecen no siempre es bueno y tristemente es lo que se consume.

Al existir esa democratización de los medios se nos regaló un derecho, pero creo que en muchos casos se nos olvidó que todo derecho viene de la mano con una responsabilidad y tenemos también que ser responsables con el tipo de información que consumimos. Es justo lo que yo he aprendido como comunicador, porque sé que lo que yo pueda llegar a decir impactará de algún modo a la gente

Es por ello que siempre me preparo antes de salir a un viaje, trato de ver opciones para todos, porque todo el mundo viaja de distinta manera y la experiencia de viaje es diferente para cada quien.

En lo que hago tiene mucho peso la historia que cuento de cada lugar, trato de no tomar partido por alguna cosa u otra; sin embargo, doy mi punto de vista de un modo respetuoso.

¿Cómo es el trabajo luego de que vuelves del viaje?

Es un reto grande. Nunca puedo hacer o seguir un guión como tal en ningún viaje porque siempre hay sorpresas, pero sí puedo darme una idea de lo que quiero mostrar. Yo edito todos mis videos porque soy el único que supo qué fue lo más destacado en el viaje.

Cada video requiere al menos siete horas de edición, creo que mínimo paso 14 horas a la semana dedicándome solo a ello, más todo el contenido de redes sociales y fotografías. Cabe destacar que también tengo un equipo de trabajo que me apoya en todo.

Es mucho trabajo el que hay detrás. Mucha gente me dice “Yo quisiera tener tu vida y viajar por todo el mundo” y yo quisiera tener la vida que la gente cree que tengo [ríe].

Tengo que admitir que me fascina mi trabajo pero en realidad hay demasiadas cosas por hacer.

Soy una persona afortunada, pero jamás en mi vida había tenido tanta responsabilidad encima.

Antes de salir a algún viaje me reúno con los ministerios de turismo para empaparme de su conocimiento. Primero les platico un poco sobre el proyecto, les explico el tipo de público al que me dirijo y a partir de ahí ellos me hacen alguna recomendación para visitar.

Con ellos me reúno una o más veces y siempre salen nuevos lugares para generar el mejor contenido y descubrir horizontes que no son muy explorados.

¿Cuántos países has visitado?

No sé, nunca me ha parecido importante contar los países, lo que me gusta es contar historias.

¿Si no fuera México, en qué otro país te gustaría vivir?

Es complicado porque realmente me gusta mucho mi país, pero tal vez podría decirte que en Canadá. Me gusta mucho su cultura, la forma de pensar de su gente, aunque tal vez no aguantaría el clima, pero creo que no cambiaría a mi México. ¿Qué experiencias, fuera de lo cultural y el conocimiento, te ha dejado viajar? De pronto viajo y es curioso porque me encuentro con mis seguidores y hago nuevos amigos, realmente es algo que disfruto. Me gusta que el internet acorte distancias. ¿Cuál es una de las comidas más raras que has probado? Creo que el tiburón podrido en Islandia. Es una comida digamos “vikinga”, porque al estar tan alejados de todo y al tener tan pocos recursos para sobrevivir, ellos enterraban los tiburones durante seis meses para que se fermentaran y los pudieran comer. Eso se sigue consumiendo (en su mayoría para los curiosos o turistas) hoy en día. Debo decir que huele horrible, pero al final no me pareció tan desagradable. ¿Has enfrentado algún problema de idiomas? Muchas veces. Me acuerdo que en una ocasión en Rusia me tardé media hora en la taquilla de una estación de trenes, porque el taquillero no me sabía explicar que si pagaba con tarjeta de crédito me tenían que cobrar cierto porcentaje extra. El pobre hombre hizo de todo, trató con señas, con dibujos y yo no entendía y se tardó media hora en encontrar a alguien que hablara inglés para que me explicara. Muchas otras experiencias curiosas y graciosas me han pasado. ¿Qué países te faltan por conocer? Tengo una lista enorme: Turquía, Grecia, Australia, Belice, muchos, de verdad.

POR DENISSE RAMOS / FOTOGRAFÍA SANTIAGO SOLLOA / MAQUILLAJE SALÓN SIETE30

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *