Portada,  Talento Mx

Michel Brown

Michel Brown

Con mochila al hombro y una vida llena de metas es como llegó, hace poco más de 20 años, Michel Brown a nuestro país, sin imaginarse que su carrera profesional despuntaría. Hoy, a sus 42 años, se enorgullece de estrenar dos series muy esperadas; Falco (julio) y Contracara (agosto), esta última junto a Angelique Boyer.

¿Cómo ha sido el camino de Michel Brown para llegar a la cima?

El camino ha sido largo, pero satisfactorio. Comencé haciendo televisión en Argentina desde los 16 años y a los 20 hice mis maletas y me vine a México.

 

Cuando recién llegué me costó mucho trabajo, ya que por mi acento no querían contratarme.

Trabajé de todo: fui mesero, trabajé en Cartoon Network y me disfrazaba de cuanto personaje se te pueda ocurrir, también hice comerciales, después llegó mi momento de hacer telenovelas. En esta etapa grabé Pasión de  gavilanes , una novela colombiana que fue todo un éxito y sin duda ayudó mucho en mi carrera y a crecer como actor, y por fortuna comenzaron a llegar muchos proyectos, en el  cine, televisión y con diferentes series.

La gente podría pensar que la vida de los actores es una vida fácily de glamour, ¿qué tan cierto es esto?

Justamente a mi mujer se le ocurrió hace poco hacer una serie que mostrara la vida de los actores detrás de las cámaras, lo cual me pareció una idea súper interesante. Los actores nos pegamos unas palizas, porque trabajamos de lunes a sábado de 8 am a 8 pm, incluso en ocasiones el horario se extiende o los llamados son mucho más temprano y en nuestros tiempos “libres” tenemos que estar estudiando los libretos de las escenas del día siguiente.

Todo el tiempo tienes que estar sacrificando cosas, sacrificar tiempo con tu familia, amigos, con tu pareja y son cosas de las cuales la gente no se entera.

Es un trabajo que requiere mucha concentración, es un trabajo en el que el cansancio físico y mental se hace presente constantemente.

Claro, nunca deja de ser gratificante, pero, como muchos trabajos, es muy duro. Incluso es un trabajo muy difícil porque a veces puedes tener mucha suerte y muchos proyectos en puerta, pero hay ocasiones en las que no consigues un papel y tienes que pensar en un plan B, C y hasta Z, ya que hay que pagar cuentas. Me considero una persona afortunada y agradecida con la vida por lo que me ha dado.

¿Qué hace Michel cuando no está trabajando?

Me gusta pasar tiempo con mi esposa, nos encanta viajar. Acabamos de recorrer la India en moto, recorrimos 2,600 kms. En los momentos que los dos estamos libres, nos gusta pasar tiempo juntos y disfrutamos mucho de eso.

Tenemos que inventar nuestro propio mundo para que todo exista.

¿Has pensado en rendirte en algún momento?

Nunca realmente me pasó. Sí, existen momentos de mucho cansancio,

cuando los proyectos son largos y la emoción del primer día se esfuma, pero pensar en rendirme, realmente no me ha pasado. Todas las mañanas hay un switch que se enciende y eso me da pila.

¿Te has arrepentido en algún momento de no haber pasado tiempo con tu familia por cuestiones laborales?

No como tal arrepentirme, porque nunca me he arrepentido de ninguna decisión que he tomado, pero sí, me perdí 20 años de mi familia y momentos en los que me hubiera encantado estar y no pude, pero no me arrepiento, porque así como me perdí esos momentos, obtuve muchos otros igual de increíbles. Yo elegí que mi vida fuera de esta forma, encarando el mundo solo desde los 19 años. Es la vida a la que estoy acostumbrado y no me imagino otra, estoy contento.

Afortunado en el trabajo y en el amor. ¿Cómo fue que descubriste que Margarita era el amor de tu vida?

La conocí hace 16 años, nos vimos una vez, nunca pasó nada ni coincidimos, pero nos gustamos mucho; sin embargo, sentimos que algo había pasado y hace ocho años me dijo una amiga de ella que estaba soltera y yo también estaba soltero. Siempre me pareció una niña con un mundo interior por descifrar y eso me daba mucha curiosidad.

Le pregunté a su amiga en dónde estaba y ella me dijo que estaba en un set, recuerdo que me monté en mi moto y fui a buscarla a ese lugar y sí, ahí estaba. Me le quedé viendo y desde luego ella se puso muy nerviosa. Recuerdo que tenía un vestido muy bonito [ríe].

Me acerqué a hablarle, le dije que me interesaba salir con ella y le recordé un beso que nos dimos años atrás. Parece una historia de telenovela, pero es real.

Ella aceptó salir conmigo y fuimos a cenar. Salimos, al otro día yo me tenía que ir a grabar una serie a EUA y nos volvimos a dejar de ver durante dos meses. Después nos vimos de nuevo y como a los tres meses ya estábamos viviendo juntos.

A los dos años nos casamos y hoy llevamos ya siete años de casados y estamos muy felices de tenernos el uno al otro.

Ella es una gran mujer y una gran compañera, tenemos muchos gustos en común y somos muy amigos además. Tenemos una vida bastante interesante juntos y tenemos nuestro propio mundo.

¿Cómo es Michel como pareja?

Somos dos polos opuestos: Margarita es muy mental y yo soy más emocional y terrenal. Cuando ella es mental yo trato de sacarla de ahí y cuando yo soy muy “volado” ella trata de llevarme a su cabeza. Entre ella y yo logramos un buen equilibrio.

No discutimos mucho y cuando lo hacemos tratamos de que la discusión sea corta, solucionarla y llegar a la cama a dormir limpios y sin ningún problema acumulado.

A veces volteo y veo a mi alrededor y creo que los dos somos afortunados. Tengo una buena pareja y no nos metemos en más rollos. Nuestra historia de amor no se parece a ninguna otra, es nuestra propia historia y así la vivimos.

 

¿Qué tan complicado es que ambos tengan carreras profesionales iguales y sus tiempos sean limitados?

Los dos trabajamos en televisión desde muy niños, tenemos muy claro de lo que se trata este mundo y es lo que a ambos nos gusta. Los dos estamos conscientes de que es un medio complicado y hay muchas tentaciones y claro, aunque sean cuestiones de trabajo, no es fácil ver a tu mujer besándose con otro tipo en una novela, y seguro para ella no es fácil verme a mí con otra mujer. Yo la verdad tomé la decisión de no ver nada de estas cosas.

 

Cuando sé que en las escenas habrá “candela”, prefiero no verlas [ríe]

Creo también que algo que hace que esto funcione es que somos muy seguros, en esta profesión necesitas ser seguro porque si no, nada funciona. Ninguno de los dos es mucho de hablar de nuestra vida en redes, ni estar en medio de la farándula y los chismes, y eso siempre ayuda. Cada uno tiene su mundo aparte.

¿Existe algún proyecto en el que te habría gustado participar?

Me habría encantado hacer algo de época. Recuerdo que hace muchos años grabaron la serie de El Zorro y trabajé mucho con su productor. De verdad que yo le suplicaba para que me diera un personaje. Hice el casting a los 26 años, recuerdo que me veía ridículo: traía puesta una panza postiza y un bigote, me habría encantado participar en esa producción.

¿Qué le falta a Michel Brown por hacer?

Un hijo es lo que me queda en el camino y lo que me gustaría que pasara.

“LA ACTUACIÓN ES UN TRABAJO QUE REQUIERE MUCHA CONCENTRACIÓN, ES UN TRABAJO EN EL QUE EL CANSANCIO FÍSICO Y MENTAL SE HACE PRESENTE CONSTANTEMENTE”.

PARA RELAJARME YO…

viajo.

MI COMIDA ES…

sana de lunes a sábado y el domingo rompo la dieta.

PARA VACACIONAR ME GUSTA…

la playa o una gran ciudad, como Nueva York.

MI CITA ROMÁNTICA FAVORITA ES…

soy amante de la comida, así que sería en un buen restaurante japonés y con una buena botella de vino.

MI FRASE…

“qué belleza”.

MI GUSTO CULPOSO ES…

me gusta cantar música romántica en el coche, pero es un momento en que nadie me escucha.

MI MAYOR APRENDIZAJE EN LA VIDA…

no juzgar y aprender a conocer a la gente.

LA PALABRA “FAMILIA” SIGNIFICA…

todo.

EL MAYOR ACTO VERGONZOSO QUE PASÉ…

no hablo muy bien inglés, intenté ya con miles de cursos hasta que me di cuenta de que eso no era para mí. En una ocasión me llamaron para hacer una película gringa con Antonio Banderas.

Cuando llegué a hacer el casting, la producción me cambió totalmente la idea de los diálogos que yo traía en mente estudiados, entonces comencé el casting y a media sesión me pararon y me dijeron que qué estaba diciendo y haciendo. La gente de producción me dijo que lo que estaba diciendo no teníani pies ni cabeza, que no entendían nada y pues fue algo vergonzoso y, claro, no me dieron el papel [ríe].

MI MEJOR REGALO DE CUMPLEAÑOS ES…

verme con todos mis amigos para pasarla bien.

POR DENISSE RAMOS / FOTOGRAFÍA SANTIAGO SOLLOA / MAQUILLAJE SALÓN SIETE30

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *